JULIAN'S GARDENS

JARDINERÍA ESPECIALIZADA

La jardinería es una de las ocupaciones que más puede alegrarnos la vida. La naturaleza, siempre tan sabia y agradecida responde a nuestros cuidados obsequiándonos con su mejor aspecto. Para mí, trabajar la tierra con las manos y ver cómo crece su fruto es algo que me reconforta.

Por eso este blog, que nace con el propósito de ofrecer una plataforma de consulta y participación es también un compendio de mis experiencias como Maestro Jardinero durante el transcurso de casi veinte años y una oportunidad para compartir con vosotros mi otra pasión la escritura.

MANDARINAS DE PAPEL y NUBES DE AZAFRÁN son mis dos primeras publicaciones. Puedes encontrar más información a respecto en mandarinasdepapel.com o en Facebook: juliansbooks.

Para cualquier consulta puedes escribirme a juliansgardens@gmail.com o llamando al teléfono: 650 429 477

Gracias por vuestra visita y por favor deja tus comentarios de satisfacción al pie de cada artículo.

MAESTRO JARDINERO

Mi foto
Libros publicados: "MANDARINAS de PAPEL" y "NUBES DE AZAFRÁN"

sábado, 27 de noviembre de 2010

BATIR LAS ALAS




El tiempo devora los minutos, los instantes, como el rápido e incesante batir de alas de un Colibrí. Son muchas y constantes palpitaciones las que consiguen mantenerlo en el aire como el pedaleo de una bicicleta o el chapoteo de un niño en el agua.
Después de un ajetreado día de actividad –en ocasiones frenética- nadie piensa en los miles de segundos o micromomentos que fueron necesarios antes de convertirse en un día siguiente, uno distinto e irrepetible. Un segundo no es nada excepto cuando es el último.
En el caso de los Colibrís, las colonias de individuos adultos se ha visto muy diezmada en los últimos años. Algunos opinan que la extinción es “Ley de vida”, con la paradoja de que no es la vida la que crea leyes, sino que simplemente se rige por ellas.
Los ornitólogos han catalogado al colibrí abeja [ Mellisuga helenae] como el ave más pequeño del planeta, este diminuto pájaro de apenas 5 centímetros y 1,95 gramos, llega a batir sus alas hasta 80 veces por segundo, puede quedar suspendido en el aire sin que seamos capaces de ver sus alas e incluso volar hacia atrás, sin duda una portentosa obra de diseño difícil de atribuir a la casualidad.
Un Boeing 747 precisa de 180.000 litros de carburante, una tripulación bien preparada y un complejo sistema de navegación para realizar vuelos transoceánicos. En cambio, el diminuto colibrí emplea tan solo un gramo de grasa como combustible para volar desde Norteamérica hasta Sudamérica a través del golfo de México, sin una gran carga de combustible, sin ninguna formación en aeronáutica, sin complicadas cartas de navegación y sin la ayuda de sistemas informáticos ultramodernos. Esta diminuta ave -biológicamente programada- es instintivamente sabia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Geranios

Casa de Louis Van Gaal copia/
Related Posts with Thumbnails

Me GUSTA